Buscar
  • Veterinario Músicos

LOS DÍAS SON MÁS LARGOS!!

Actualizado: 24 de mar de 2019

Llega el buen tiempo y las salidas con nuestros perros se van a hacer más frecuentes y prolongadas. Los juegos en el parque y las carreras por el campo disfrutando de nuestro tiempo libre con ellos vuelven a ser parte de nuestra vida.


¿En qué debemos poner atención para cuidar su salud en esta nueva temporada?


Todos los que nos preocupamos por nuestros animales tenemos ya una idea de la necesidad de añadir algunas actuaciones de prevención a partir de la llegada del buen tiempo. A continuación, os ofrecemos unas pinceladas a modo de resumen:


Protección frente a ectoparásitos

Si no hemos empezado ya, este es el momento de poner los medios de prevención y protección frente a pulgas y garrapatas que están deseando alimentarse picando a nuestros animales. Para ello disponemos de una amplia gama de productos en forma de tratamiento oral, pipetas de uso externo o collares antiparasitarios. Lo mejor es informarnos de aquellos que se ajustan mejor a nuestra especie de animal, raza, costumbres, etc. No a todos los perros se les pueden aplicar todos los tratamientos (lo sabéis bien los dueños de collies y sus familiares, ¿verdad?).

Esto es especialmente importante si vamos a viajar con nuestros animales incluso dentro de la península pues en cada lugar podemos encontrar distintos tipos de incidencia y resistencia de las enfermedades parasitarias.

Merece especial atención la prevención en la lucha contra la Leishmaniosis en nuestra Comunidad. Desgraciadamente vivimos en zona endémica de esta enfermedad y es importante que nos informemos de cómo proteger y detectar esta enfermedad tan insidiosa. (Hasta tal punto, que le dedicaremos pronto un monográfico solo a este tema).


Parásitos internos

Como Todos sabemos, el mundo de relación del perro con el medio es a través de su olfato y raro es que no utilicen también la boca para conocer el mundo que le rodea. Esto implica oler, chupar, y a veces ingerir, cosas que pueden ser vehículos de parásitos internos que de esta forma pueden cerrar su ciclo biológico. Es ley de vida y supervivencia de los parásitos. Para que no se aprovechen de nuestros amigos y nos puedan poner en riesgo a nosotros debemos preocuparnos por facilitarles una correcta pauta de desparasitación interna que rompa los ciclos de reproducción de los parásitos.


Picaduras

Por lo general las más comunes son de avispas y oruga procesionaria, que suelen producir hinchazones molestas y mucho dolor. El problema se complica cuando la respuesta del animal se traduce en una reacción alérgica. En estos casos es importante que lo vea un veterinario y le ponga un tratamiento antihistamínico.

RECORDAD: lavar la picadura con agua fría abundante, si es lo único que tenemos, ayuda mucho a minimizar las consecuencias, en el caso de procesaria es mejor agua caliente porque la temperatura ayuda a la inactividad de la toxina!!!



Golpe de calor

Tras el invierno el cuerpo de los animales que viven con nosotros en pisos debe adaptarse a las nuevas condiciones de actividad y temperatura. Es importante que en nuestras salidas tengamos los medios para ofrecerles agua e incluso mojarles la cabeza y el cuerpo si hace mucho calor (recordad que no debemos dejarles beber directamente de las fuentes públicas).


Contusiones, heridas y cojeras

En la mayoría de los casos requieren poco más que reposo, pero hay que estar atentos a los signos que nos muestra nuestro perro. Es importante poder distinguir si estamos frente a una cojera en frío, o la sintomatología se presenta después de una buena caminata o unas horas de ejercicio. Hay cojeras que aparecen y desaparecen de forma intermitente y por lo general no es que “se le pase”, sino que se deben a una causa que se presenta de esta forma. Este es el caso de las luxaciones de rótula en la rodilla, e incluso de las cojeras por Leishmaniosis.


61 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo